Una de las ventajas de tener un sitio web es la posibilidad de monitorear su desempeño. Si establecemos un objetivo podemos medir los resultados para brindar por los éxitos, determinar ajustes puntuales o cambiar por completo la estrategia.

En el mercado existen muchas herramientas de medición. Están disponibles la de los buscadores como la de Analytics y Search Console o la de las redes sociales. Para conocer el desempeño de tu sitio web las más utilizadas son:

  • Sesiones: son la cantidad de visitas que recibe una página.
  • Usuarios: son las personas que acceden a la web.
  • Visitantes nuevos: usuarios que entran por primera vez a tu sitio web.
  • Usuarios recurrentes: personas que regresan a consumir más información, conocer tus productos, establecer contacto o realizar una compra. Forman parte de los clientes potenciales o la clientela fiel a la marca.
  • Porcentaje de rebote: es la proporción de los usuarios que entran a tu sitio web y lo abandonan después de leer una solo página. Es decir, no navegan a otras opciones del menú.
  • Sesiones por lugar geográfico: te indica de qué país o ciudad provienen los usuarios que te visitan.
  • Tráfico directo: el usuario escribió directamente la url o ha hecho clic en algún enlace directo a la página, por ejemplo, un correo electrónico.
  • Páginas más vistas: muestran la url de tu sitio web que atraen más consumidores potenciales.
  • Organic Search: tráfico de búsqueda gratuita en cualquier motor de búsqueda.
  • Paid Search: tráfico desde la red de búsqueda de AdWords u otros motores de búsqueda, con un medio de pago.
  • Referral: tráfico de sitios web que no son redes sociales.
  • Social: tráfico desde redes sociales.

En medición la internet es la vía perfecta para monitorear la ejecución de los planes establecidos. Y además proporciona información útil para nutrir el diseño de nuevos productos y la toma eficiente de decisiones.